Fiscal.es

Inicio
Buscador

Secciones principales

13 febrero 2012

La radio y TV de Rumania entrevistan a los Fiscales de Extranjería sobre la Trata de Seres Humanos

Interesados por el fenómeno delictivo de la Trata de Seres Humanos, —especialmente los casos relativos a la explotación sexual de mujeres víctimas de las redes de prostitución internacionales—, los corresponsales de los servicios informativos de Radio Rômania y de la agencia de noticias Românul, han acudido a la Fiscalía de Extranjería para entrevistar al equipo de fiscales expertos en esta especialidad, del que se ha erigido como portavoz Joaquín Sánchez Covisa.

Dada la acreditada formación jurídica de los Fiscales de Extranjería,la entrevista deja de lado la casuística judicial para ofrecer una información positiva a las ciudadanas rumanas con el objeto de prevenirlas de la forma en que estas redes actúan. Según datos estadísticos que recoge la Memoria 2011, en el apartado desarrollado por la Fiscalía de Extranjería, los ciudadanos rumanos constituyen el colectivo más implicado en este tipo delictivo, no sólo porque representan el mayor número de acusados, sino también el de víctimas.

Según los datos policiales que cita la misma fuente, en el año 2010 las fuerzas policiales efectuaron 2.344 inspecciones en lugares donde se realizaba la prostitución, en las que se detectaron 15.075 personas en situación de riesgo, de las que 1.641, han sido identificadas como víctimas de explotación sexual y trata, siendo los españoles y los rumanos quienes representan el mayor número de detenidos por ese delito. Las víctimas de trata, con fines de explotación sexual identificadas por la policía, son mayoritariamente mujeres rumanas y brasileñas.

El Fiscal Sánchez Covisa quiso aclarar “que nos encontramos ante una modalidad de delitos de violencia de género, con víctimas que son mujeres y niñas”. “Normalmente”, prosiguió, “y en el caso de Rumania”, la forma que tienen los criminales de proceder, es “con el engaño de falsas promesas de un mundo mejor”, si bien, el “enamoramiento o vínculo sentimental no es el único de los medios engañosos utilizados”.

Los grupos de crimen organizado que se dedican a la explotación sexual en este país, especificó el Fiscal, actúan en cuatro fases diferenciadas. Cuentan inicialmente con un captador que es la persona encargada de seducir y engañar a la víctima potencial. Se trata de un hombre joven, con un perfil dinámico, que cuenta con dotes persuasivas que llevan a la víctima a creer por completo en esa persona que surge de un escenario real y posible.

Una vez que tiene a la víctima “enamorada”, el captador utiliza artimañas, como que ha recibido una oferta de trabajo para ambos en el país de destino. Una oferta digna que les permitirá casarse en unos meses. Algo que debido a los bajos sueldos de su país no sería posible lograr en tan breve espacio de tiempo. Otra opción de engaño es que ha conocido gente a través de Internet y que les han invitado a pasar unos días de vacaciones.

Una vez que la víctima está decidida, se la acomoda en un avión o medio de transporte. El captador desaparece por completo de la escena y se da paso a la segunda fase en manos de los transportistas, que la llevan hasta el país de destino donde la recibe el receptor, quien la deja finalmente en manos de los explotadores.

Según informó el Fiscal, el receptor utiliza métodos extraordinariamente agresivos y de muchísima brutalidad y violencia, para doblegar a las víctimas ante el futuro que las espera, tanto desde el punto de vista físico como psicológico a través de coacciones a las familias que han dejado en Rumania. Se ha llegado a observar que algunas de estas mujeres padecen síntomas psicológicos semejantes a los de las personas torturadas, que llegan a creerse que todo es culpa de si mismas.

Desde el punto de vista de la Fiscalía, aclaró Sánchez Covisa, “se han dado pasos de gigante para proteger a las víctimas y contribuir a su recuperación” tratando de coordinar los esfuerzos con organizaciones de carácter no gubernamental (ONG´s) que trabajan con especialistas cualificados, “incluso con gente que ha sufrido la misma experiencia”. Desafortunadamente, una lectura de los datos estadísticos, a tenor de las pocas víctimas que mantienen la acusación, y teniendo en cuenta las sentencias absolutorias, significa que el sistema de tortura y coacción es eficaz”, añadió.

Pero hoy en día, según los Fiscales de Extranjería, el ordenamiento jurídico español está preparado para la lucha contra la Trata de Seres Humanos al contar con imprescindibles instrumentos legislativos como la Ley Orgánica 5/2010 que incorpora el artículo artículo 177 bis, del nuevo Código Penal, donde se tipifica el delito de trata de seres humanos, según determina el derecho internacional, con relevancia penal para la efectiva persecución de las nuevas formas que adopta la esclavitud del ser humano en cualquiera de sus modalidades.

Asimismo, después de la reforma llevada a cabo por la Ley Orgánica 2/2009, se han creado los cimientos sobre los que construir el sistema de protección integral de las víctimas de trata de seres humanos que preconiza el Convenio de Varsovia de 2005 y que recientemente ha ratificado la Directiva 2011/36/UE, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 5 abril de 2011, relativa a la prevención y lucha contra la trata de seres humanos y a la protección de las víctimas y por la que se sustituye la Decisión marco 2002/629/JAI del Consejo.

Según los fiscales habría que dar un paso más allá en materia de prevención del delito y de conseguir una mejor protección de las víctimas en los términos que previenen la práctica totalidad de instrumentos internacionales.

Contenido complementario